La piel es un órgano sensorial


Nieves Rodríguez Fernández

 

¿Sabías que tus emociones se reflejan en tu piel?

Tu piel es un órgano receptor de emociones.

La dermis está llena de terminaciones nerviosas que nos permite sentir estímulos externos. Nuestras emociones se reflejan a través de la piel, apreciarlo es tan sencillo como sentir miedo o vergüenza. Palidecemos ante un sobre salto, nos sonrojamos ante una situación que nos produce vergüenza o se nos pone piel de gallina cuando escuchamos una canción que despierta nuestros recuerdos.

A través de la piel podemos despertar emociones con el tacto. Nuestro cerebro reconoce la caricia como una señal de afecto o de amor.

Estamos acostumbrados a expresar afecto a nuestros seres queridos y se podría decir que lo hacemos casi a diario, la caricia es una forma de reconocimiento a los demás y es vital para sobrevivir y vivir, tanto física como psicológicamente. Pero ¿qué hay del cariño que nos damos a nosotros mismos?

Tu auto dedicación es tu seguro de salud, si tú estás bien tu mundo está bien. Para que tus compromisos personales y profesionales estén en equilibrio y tu rendimiento sea óptimo tienes que dedicar un tiempo exclusivo para ti, un tiempo para quererte y expresarte cariño.

Puedes hacerlo a través de la palabra expresando todo lo que te agrada de ti, es una forma fantástica de quererte y tu oído te lo agradecerá, pero ¿qué tal si usamos la piel? Del mismo modo que reservamos un espacio de nuestro tiempo para asearnos podemos dedicar un tiempo para cuidar nuestra piel acariciarla, cuidarla y mirarla.

Al aplicarnos las cremas no solo estamos aportando principios activos que mejoran su estado. Estas mimando tus sentidos a través de la caricia, estás creando emociones positivas en tu mente. Cuídate sin prisas, es tu momento, que nada te lo impida.

Enamórate de ti de la vida y luego de quien tú quieras. – Frida Kahlo

Piel grande

2 comentarios

  1. María de Jesús Rodrígues Lima

    Totalmente de acuerdo . ahí un dicho, que dise tu vay siente na piel . Es muy cierto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *