Nuestro estado de ánimo

Miguel Carrero

Puede parecer una simple viñeta de humor, pero la idea que expone tiene un fundamento cierto.

Estamos acostumbrados a que las experiencias que tenemos a lo largo del día determinan en gran medida nuestro estado de ánimo, es decir nos vemos a nosotros mismos con la capacidad de responder emocionalmente a lo que nos va pasando y ese estado emocional nos hace colocar nuestro cuerpo de cierta forma pero ¿y al revés?.

Es decir, aunque resulte difícil de creer, si adoptamos cierta postura física lo normal es que nuestro estado emocional cambie. Cuerpo y mente están más unidos de lo que pensamos.

En el libro 59 Segundos, el investigador psicológico Richard Wiseman nos cuenta una serie de experimentos que demuestran este hecho. Relata, por ejemplo, que a dos grupos de personas se les hacía sumar una lista de números; uno de los grupos tenía que sonreír mientras que lo hacían y el otro grupo tenía que fruncir el ceño. Después se les preguntó que tan arduo les había parecido el ejercicio y los que habían tenido que fruncir el ceño les había parecido más difícil.

El concepto es sencillo, imagina que te sientes triste y quieres cambiarlo. No hace falta que busques una experiencia que te saque de ese estado, simplemente coloca tu cuerpo como cuando estás contento. También sirve si estamos en una reunión importante y queremos maximizar nuestras opciones; si colocamos el cuerpo en aquella postura que nos da la seguridad de que vamos a lograr lo que queremos… sinceramente, no tiene por qué pasar pero seguro que aumentan nuestras opciones ya que estaremos mentalmente más atentos a los detalles que marcan la diferencia.

¿Cuántas veces te has dicho “no estoy en mi mejor momento, así que voy a esperar a que ese momento llegue”?. Si llevásemos un registro de todas esas veces, seamos sinceros: ¿cuantas veces ha llegado ese momento?. Entonces, conociendo lo que hemos estado comentando ¿no sería mejor solución simplemente ponerse a hacer?. Eso nos colocaría en nuestro mejor momento.

En este enlace CINCO ESTRATEGIAS PARA VENCER LA DESIDIA Y DESARROLLAR DISCIPLINA, POR SIMONE WEIL en una de las cinco estrategias dice
«4. La tentación de la cobardía: Ilusión de que el tiempo, en sí mismo, traerá valentía y energía… de hecho, es usualmente lo contrario lo que ocurre (sopor).»

No esperes, actúa, pasa de tu estado de ánimo.

3 comentarios

  1. Pregunta: ¿Cómo te mantienes enfocado y motivado cuando las cosas no salen como esperabas?

    Elon Musk: La forma en que hago realidad mis objetivos está de alguna manera desconectada de lo que espero, el entusiasmo o cualquier otra cosa. En realidad, no me preocupo acerca de lo que espero o el entusiasmo o la motivación. Yo doy todo lo que tengo sin tener en cuenta cuáles sean las circunstancias. Tu solo tienes que seguir y hacer realidad tus objetivos.

    No es que Elon crea que la motivación o la esperanza son inútiles, nadie debería tenerlas o algo por el estilo. Más bien, él explica que si tiene un objetivo en mente, lo persigue independiente de si tiene o no esperanzas, si tiene o no motivación, o si siente o no entusiasmo en ese momento. Eso es resiliencia. Lo normal es que si una persona está pasando por una fase negativa, se deje afectar por ello, deje de hacer lo que estaba haciendo, o busque recuperarse mentalmente para poder continuar. Sin embargo, si cultivas tu capacidad de ser resiliente, deberías sobreponerte a la situación y luchar por lo que quieres hasta lograrlo.

    https://es.quora.com/Elon-Musk-dice-que-no-le-importa-ni-la-motivaci%C3%B3n-ni-el-entusiasmo-C%C3%B3mo-se-puede-crear-una-mentalidad-como-esa?ref=fb_page&uiv=4&txtv=1&source=fb&medium=ad&campaign=uad_i18n_es_acq&set=es_edu_fb_desktop&content=elon_musk_4

  2. Pingback: En defensa del optimismo - Drago Networking

  3. Pingback: Para lograr tu propósito - Drago Networking

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.