Ciudad inteligente… y sana

En una de nuestras páginas

Consumo responsable / Salud

hablamos de los efectos perniciosos sobre la salud de muchos de los productos que consumimos habitualmente.

Uno de los más comunes son los productos de limpieza.

En alguna ocasión os he contado a algunos de vosotros que llevo usando productos respetuosos con el medio ambiente desde hace décadas y que lo que me ha provocado es una sensibilidad especial cuando voy a otras casas y percibo rápidamente en la cocina el olor químico de los productos que se guardan debajo del fregadero normalmente. Es decir, no se trata sólo de usar productos medioambientalmente respetuosos, sino que no supongan tampoco un daño directo para nuestra salud.

Hace unos días vi este artículo en la web

La peor contaminación está en casa

Y, como no deja de ocurrir con las noticias ambientales que cada vez más nos llegan por distintos medios, recoge aspectos que resultan sorprendentes como que “La contaminación de los productos químicos de consumo doméstico ya es equivalente a la de los automóviles en las grandes ciudades”. En parte porque se han ejecutado en las últimas décadas programas ambientales de reducción de contaminación generada por el tráfico y, por tanto, en proporción han aumentado los otros

El principal causante de esto son los COV, compuestos orgánicos volátiles, y no sólo los productos de limpieza los emiten sino también cosméticos, pegamentos, pinturas y tintas de impresora.

Yendo más allá de la responsabilidad con nuestra salud y la de nuestra familia, hemos de concienciarnos en ampliar el abanico de asunción y tener una actitud proactiva con la que no sólo abogar por el medio ambiente o nuestra salud sino por la salud de las ciudades como medios en los que desenvolvemos nuestra vida cotidiana.

Os animo de nuevo a que nos pidáis información sobre los productos que usamos y que percibáis su uso como lo que es: una causa global de mejoramiento de la calidad de vida de todos. No hace falta que, como en el caso del tráfico, tengas que esperar a que se lleven a cabo programas públicos: mañana mismo puedes empezar a actuar.

2 comentarios

  1. Fantástico y totalmente cierto.
    Aquí en casa también usamos productos respetuosos con el medio ambiente, aún que muchas veces y por circunstancias de la vida que nosotros mismos, de manera directa o indirecta provocamos, he vuelto a usar procpductos tracionales y se nota muchisimo la diferencia. Desde la crema dental, el lavavajillas entre otros.
    Estoy reempezando a utilizar productos respetuosos en lugar de seguir usando la química que introducimos en nuestras casas y que nos hace tanto daño.
    Animo a todos a que pidáis y/o busquéis información sobre los productos, ya que lo que está en juego aquí no son los bolsillos, aparencias o cualquier situación similar, lo que realmente está en juego es TU SALUD y la de TU FAMILIA. Seguro que abriendo nuestra mente, actuando de manera correcta y consciente, la esperanza de una vida mejor para todos está a nuestro alcance y, tu recompensa será de libertad para ti y tu familia, de estar en tu casa sano y protegido, además de colaborar con un medio ambiente más saludable y armonioso para todos nosotros.
    Gracias por compartir mas conocimiento dragonet.
    Éxito siempre.

  2. Gran artículo! Y muy de acuerdo en que todo pequeño gesto suma. Porque la playa no existiría sin los pequeños granitos de arena. La sostenibilidad no debe ser algo trascendental y utópico, sino cotidiano y al alcance todos! Bravo por intentar que cambiemos el chip Miguelón!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *